jueves, 3 de marzo de 2011

EL COMIENZO...


Esta antológica imagen que proviene de nuestro amigo Oscar Martínez Gaitán, al igual que la anterior, no puede ser más pura y llena de recuerdos para muchos de los antiguos Costalero del Rosario.

Como un grupo de novilleros en una clase magistral en la plaza de toros, sentados en el tendío, se encuentra un grupo de locos que inició esta bendita aventura que son los Costaleros del Rosario.

Recuerdo yo como estos antiguos, alguno de los cuales todavía moran las bodegas de nuestros pasos, siempre han contado hitorias de estas comidas de costaleros en la plaza de toros, convivencias sanas y de antaño en la que la ilusión, seguro, inundaba, al igual que la cerveza, los cubos de los presentes.

Nunca he vivido esto, pero daría lo qe fuera por poder hacerlo, un grupo de costaleros haciendo una convivencia en una plaza de toros.... ¡uff! ¿se puede crear una simbiosis más perfecta?. Un grupo de soñadores que inventaban tardes de gloria al compás de una marcha de Semana Santa, hablando de eso, de sueños, de pasos, de cofradías en el alvero donde Manolete toreo su última tarde, en el alvero que viera a triunfadores de la tierra como José Fuentes bordar el toreo...

¡¡¡Viva Manolete, Viva José Fuentes y Vivan los Costaleros del Rosario!!!

miércoles, 2 de marzo de 2011

AQUELLOS BUCANEROS.....


Ahí están ellos. Almirante, Capitá y guardiamarinas de un barco que por entonces no tenía el cascarón dorado, en el que comenzábamos a bogar algunos de nosotros y que son el primer equipo de capataces que yo conocí.

Estos señores son, entre todos, los que tienenla culpa de que hoy en día seamos más de uno como somos, de que esto que nos ocupa, los pasos, nos guste hasta la extenuación, y de que, al final, nuestro mejores recuerdos debajo de un pasos sean oliendo a cedro con una cuadrilla sin completar, una corría de mármol a mármol, cariño, respeto y entrega.

Todos los que hemos vivido esa época, aunque sea de refilón, recordamos las reuniones andando de costero en la antigua casa de hermandad de Martínez de la Rosa, los ensayos con el paso, el puzzle que Llobre hizo con el paso para encajarle todos los trocitos que había ido perdiendo, el buscar un día cualquiera al Loren en el soberao de la casa grande, los chandichop de los ensayos, la levantá por Manolete....

Jueves Santos de irar el paso en el escaparate de los Billares París, de bandejas de pestiños, de cervezas fresquitas en balconcillo atisbando entre las cabezas a la Señora y su elegante caminar por carrera oficial...

Tiempos pasado, vividos y ahora recordados en cada levantá del barco de la ilusión por un grupo de niñatos que ya empiezan a peinar canas...

DE NUEVO EL BARCO DE LA ILUSIÓN...



Esta semana todo comienza de nuevo. El barco de la ilusión comienza sus pequeñas incursiones en lo que será un auténtico mar de cabezas en la tarde del 21 de abril.

Grumetes nueves, marineros antiguos y otros ya retirados conforman una tripulación que sería capaz de bogar por el más justo de los mortales haste el confín de la tierra.

La ilusión con la que esta cuadrilla, de la que tengo al suerte de formar parte desde hace este año 16 primaveras, la mitad de mi vida, afronta el trabajo es digna de elogio.

Desde este sábado un grupo de marineros grandes (largos nos llaman los que tienen la suerte de morar en la catedral que el Palio de la Señora) se hace de nuevo a la mar.

... y sin embargo me sigo sintiendo un joven grumete cuando llego al ensayo. Nervios que ya no los son, sino ganas de nuevo de materme en la bodega del Señor, porque ahí la sinceridad del trabajo es la única bandera que un hombre tiene para enfrentarse al reto que le ha de sobrevenir.

Solo unos días para comenzar... solo unos días y ya me cuesta conciliar el sueño.