martes, 15 de noviembre de 2011

UNA CUADRILLA DE TITANES...



Debo reconocerlo, estos señores, y conozco a alguno de los que bogan ahí debajo, tienen mi absoluta admiración.

resulta que este pasito puede ser no, es seguro, la mole más brutal de la semana santa Sevillana. No se si habrá, que los habrá, otros iguales por ahí, pero al menos dentro de mi conocimiento este bicharraco de paso, cumbre del barroco y del que dicen que llegó a llevar cuatro caballos (lo dudo profundamente y hasta que no encuentre el documento gráfico lo seguiré pensando).



A esta gente les gusta la leña, pero no con la boca chica, la leña de verdad, de esa que duele y, con perdon de la expresión, te llega " al mismisimo culo".

¿Locos? todos, absolutamente todos los que nos metemos debajo de un paso tenemos algo de eso, pero la categoría que demuestra este paso es descomunal, como su tamaño.

Y resulta, mira que Sevilla es planita, que se entretienen en la tarde del Jueves Santo en volver por las dos únicas cuestas que tiene el centro de Sevilla, que ni son cuestas ni na, pero que estos costaleros suben así



O así...





ese balanceo constante de la cruz y el centro de gravedad a las nubes por la alta canastilla le hacen crujir las vértebras a l que lo ve desde la acera. Vean cómo el paso levanta como un mastodonte, dicen que el suelo tiembla si estás al lado en una levantá. Vean como hasta le cuesta arrancar, anda a empujones, quizá no todo lo fino y elegante que algún purista dirís, pero al purísta lo querría yo ver ahi debajo pelenado seguro no por llegar a la iglesia, sino por llegar a la siguiente chicotá sin elchar el bofe por la garganta.

Pasos de pegar la lengua al palo, pasos de pelea verdadera y pasos donde al que le guste esto, al loco que de verdad le guste esto, se siente costalero. Ganarle la pelea a un amasijo de oro y madera de estas dimensiones tiene que ser como matar un miura en la Maestranza y cortarle las orejas y el rabo.

Y todavía hay alguno que te lo encuentras al día siguiente en el Nazareno de la O, cumple y además se entrega como el día de antes.

Sepan ustedes, además, que criaturas como yo (aproximadamente 1,83 de alto) empujan desde la séptima este bicho, y es que está igualado en V, aunuqe personalmente no soy amigo de este tipo de actuaciones, pero en estos casos entiendo las decisiones de este tipo.

Realmente cuadrilla de Titanes, como muchas que hay por ahí. Y pensar que en un tiempo esto lo sacaba solo una cuadrilla que venia de trabajar toda la semana, que iba de mármol a mármol y que, como me contó un amigo una vez, han ido hasta 9 hombres para los tres últimos palos, le da a uno que pensar y mucho. realmente TITANES.

5 comentarios:

Jose Carlos Mota dijo...

que ya estamos al lio agustin¡ que ya estamos al lio¡ (q alegria) jeje

JDH dijo...

Buenísima entrada.
Cuantos palos tiene 9?

Agustin dijo...

Creo que si, a 5 hombres por palo.

Arcos dijo...

crees que da mas leña que el amtiguo 5 llagas?

Anónimo dijo...

Querido amigo, te puedo asegurar que pesa un poquito más que una jartá. Lo de las cuestas, te garantizó que es el momento donde más disfruta la cuadrilla, tanto la baja (Cuesta del Bacalao), como la alta (Cuesta del Rosario) donde yo voy en tercera. Y contestar a uno de los comentarios que somos cinco tíos por palo por nueve trabajaderas, con dos cuadrillas y algunos picos. Un saludo Agustín.