jueves, 27 de marzo de 2014

A 20 DIAS... LA GLORIA PLENA

Quedan 20 días, solo 20 días para sentir de nuevo el calor de tus manos atadas. sabes Señor que son tiempos difíciles para la devoción y la Fe, pero tú todo lo puedes con ese derroche infinito de mansedumbre que se adivina cuando vemos venir el galenon dorado de la ilusión que es tu paso de misterio. Empiezan a arremolinarse en torno al alma del costalero recuerdos y sensaciones... cada vez son más los que falta, pero cada vez son más los que llegan y con qué ímpetu. No se si hemos perdido técnica, destreza, no se si somos mejores o peores, y la verdad es que me da igual. Quizás eche de menos las noches de ensayo con cuatro gatos, locos de esto, pero cuatro, que nos metíamos en ese paso y nos liábamos a darle vueltas a Linares... ay si más de uno viera esto, ¡relevos en los ensayos! fuerza hasta última hora, leña, leña y más leña... el paso cargado hasta las manillas, como siempre debió ser... ay lo que éramos y lo que somos. Esta evolución forma parte de cada uno de los que han pasado, pasamos y pasarán debajo de las trabajaderas del Misterio del Señor Prendido de Linares, o, como a algunos les gusta llamarlo ahora, el Señor del compás de Linares. Yo no se si es eso, pero lo que sí se es cómo se mete esa cuadrilla en el paso, como es capaz de hacer las cosas, como es capaz de venirse arriba... Solo 20 días, solo 20 días para volver a sentirte tan cerca que solo un altar te separa de nosotros. Solo 20 días para quitarle el polvo de los años a una ciudad hastiada por las malas noticias, por el paro, por el hambre, por la incomprensión... en 20 días todo pasará, los ojos de la ciudad se posarán en tí para rogar por todo, por todos y para que Tú, en tu infinita misericordia, recojas en el regazo que un judío junta con dos cuerdas todo el sentir y toda la esperanza de un pueblo para entregársela a tu Madre del Rosario. 20 días, solo 20 dias, tan poco y tanto tiempo para verte gobernar encima de tu galeón la vida de estos humildes marineros del costal que somos tus hijos y a los que cualquier mirada tuya es capaz de ponernos en alerta. Ya lo dijo el peota "¡¡¡leva anclas barlovento!!!" que en 20 días saldremos a navegar juntos de nuevo al mar inmenso de Linares, solo si tú quieres...